lunes, 21 de julio de 2014

El debate



25

Hubo una vez un debate hace no tanto tiempo. Puede decirse que tuvo lugar en la universidad o en la institución. El debate consistía en algo así como la asignación de roles según el género: es que ustedes los hombres son tal cosa… es que las mujeres son tal cosa… pero tal fueron las cosas que la conclusión fue que los roles, con el tiempo, se han ido alienando de parte y parte, y eso idealiza un poco aunque no de forma directa, el debate general de la nación y aquello que se intentó asomar hace rato entre los grupos que buscaban someter al opuesto.

Para la pretensión de estas líneas, los géneros han tenido facetas, recordemos pues las preguntas locas de las páginas anteriores: Si Elsa fuera Iris, cuándo sería Amanda; siendo Denise Gisela… sin olvidar por supuesto: Ya que Bartolo no es César, entonces por qué cuando era Juan, no prefirió seguir siendo Henry, si ya es Francisco…

Se fue Amanda y Amanda empezó con Bartolo. Si esto fuera un ciclo, Bartolo empezaría a repetir su historia ahora con Denise, pero su historia empezó con Iris, que quizás fue el comienzo de lo que terminó siendo Amanda... No nos queda claro si Elsa es ajena a Gisela o si Francisco y Juan son dos versiones de la misma faceta, pero si es hora concluir que cada inicio está ocurriendo, y es aquí cuando el tiempo es relativo, porque el pasado está presente y las facetas se repiten…

Diez pasos derechos al frente y diez pasos izquierdos que secundan, con cierta lentitud, pues cada mente está en lo suyo, diez miradas hacia arriba, diez miradas hacia abajo acompañadas de diez suspiros... Si quisiéramos ver esto en géneros, pudiéramos decir que un hombre y una mujer están sincronizando sus cinco facetas favoritas, tal vez para detenerse un momento en el tiempo y pensar qué han hecho de ellos como personas, por qué han tenido que dividirse precisamente en esas facetas, y ahí empezamos, a cambiar de puntos de vista, a hacer un ejercicio de empatía…



Escribí unos cuantos pensares pensados a través de diez personajes, lo llamé Per se. Lo llamé así por su significado, o más bien por su uso (en sí) El texto completo está disponible en el siguiente enlace:
Si gustan, pueden acceder a él de forma gratuita aquí:  
Bienvenidos sus comentarios, desde ya es un honor…

lunes, 14 de julio de 2014

Bartolo



1

“La función del cerebro, el sistema nervioso y los órganos sensoriales es principalmente eliminativa, no productiva. Cada persona, en cada momento, es capaz de recordar cuánto le ha sucedido y de percibir cuánto está sucediendo en cualquier parte del universo. La función del cerebro y del sistema nervioso es protegernos, impedir que quedemos abrumados y confundidos, por esta masa de conocimiento en gran parte inútiles y sin importancia, dejando fuera la mayor parte de lo que de otro modo percibiríamos o recordaríamos en cualquier momento y admitiendo únicamente la muy reducida y especial selección que tiene probabilidades de sernos prácticamente útil…” Fran, quién dijo eso. No sé Iris, alguien. Tienes idea Gisela. No, pero bueno, sigamos en lo nuestro... estamos por entender que el concepto que nos formulamos a partir de la contemplación de algo, viene limitado por los recursos preconcebidos de  nuestro ego y nuestro juicio. Algo así Gisela, pero Fran, hay que tomar en cuenta que el ego y el juicio son a su vez limitados por nuestros sentidos. Sí Iris, una simbiosis: limitamos, digamos, moralmente, a partir de lo biológico; de la misma forma en que limitamos, digamos, biológicamente, a partir de lo moral; por ahí va la cosa muchachas… Hablaste con Amanda, será que nos podremos ir a vivir con ella. Sí, ya está listo, pagamos a mi nombre y compartimos el apartamento. Gracias Iris. Qué es ella tuyo. Nada, Amanda sale con Henry. Y ése es el mismo que sale con Elsa cierto. Sí Francisco. Bueno, los hay con estrellas y los hay estrellados. Y los hay con ganas de estrellarse, pero ni que se las pinten en la pared del cuarto… Yo pinté notas musicales Gisela, como tú seguramente habrás pegado algún galancito de telenovela. Tonto…


Bartolo, nombre de tonto, conoció a Denise en el trabajo. Como la mayoría Juan, el amor y las obligaciones suelen yacer en los jardines de la misma plaza. Tú si eres ridículo Henry. Claro Juancho; mira, uno si no sale con la compañera de clase tiene entonces un jujú con la vecina, y si no es con la vecina, entonces la vecina te presenta a una prima, que hizo el mismo curso que tú hiciste y que por casualidad pasó por tu oficina, porque pegaron un anuncio de solicitud de pasantes en la misma universidad donde estudiamos, y así, una tal Amanda cuadra con un tal Henry: así van las cosas… mira, eso es en las películas: que si el tren, que si el aeropuerto, que si el café donde se confundieron las órdenes e hicieron que los futuros amantes compartieran la mesa: cosas por el estilo Juan. Bueh, será. Y qué pasa con el Bartolo, te gusta la tal Denise. Le gusta a todo el mundo, pero más a César, el hombre de los versos. Como tu hermano. No, tú eres un charlatán de la palabra, tú ni siquiera leíste el libro del tal Huxley, es más, estoy seguro que ese fragmento que le diste a Amanda se lo diste al azar, capaz que para caerle bien a la muchacha que vive con ella. Por cierto, hablando de Amanda: me dijo que Iris se lleva a dos de sus compañeros a vivir con ellas; un chamo y una chama, se llama Gisela. El Chamo. No estúpido, la chama…




Escribí unos cuantos pensares pensados a través de diez personajes, lo llamé Per se. Lo llamé así por su significado, o más bien por su uso (en sí) El texto completo está disponible en el siguiente enlace:
Si gustan, pueden acceder a él de forma gratuita aquí:  
Bienvenidos sus comentarios, desde ya es un honor…

viernes, 11 de julio de 2014

Son muchas causas



22

Deberías unirte a la protesta. Son muchas causas, no sé, no comprendo bien lo que buscan. Buscamos lo mismo que todos, mira esos edificios, mira los balcones, hay noches en que están llenos de gente asomada dándonos apoyo, ellos quieren estar aquí, la cosa es este sistema que los obliga a tener que ir a trabajar y por ende a tener que calarse muchas cosas, están atados a las deudas, al modo de vida que los obliga a rendir cuentas del tiempo y de los pensares, no son libres, por eso tomamos su pesar como una de nuestras banderas, también los representamos a ellos… Te entiendo, y hasta lo comparto, pero supongamos que a tu hermano no le fuera como le va, que simplemente no pudiera alimentar una boca más que la suya, suponlo, por un instante nada más, tú ni siquiera estarías aquí, seguro estuvieras en el pueblo de donde ustedes son junto con tus padres, y estos, quizás cansados de tener que mantenerte, porque es difícil, porque no pueden, te dicen que vayas a trabajar, entonces: protestas porque te mantienen, porque te han dado una vida ajena al sistema, para que luego vengas y lo critiques, fácilmente desde afuera… Tus padres tampoco son de aquí cierto. Cierto. Bien, suena lógico lo que dices, porque lo dices, fácilmente desde afuera; desde ahí desde donde nos ves parecemos unos idiotas que no saben lo que hacen, porque la falta de, llamémoslo: patrocinio, les otorga a los que piensan como tú una suerte de licencia para tener la razón, sólo porque ahorita no dependen de algún dinero de sus familiares, gente como tú cree que es más madura, más sabia, tan sólo porque alternan las clases con un oficio de medio tiempo al que ni siquiera valoran, porque es así, una vez que te gradúes te buscarás otro empleo, uno que vaya acorde con tu nuevo grado académico, mientras que lo que trabajan contigo y no pueden estudiar seguirán ahí, trabajando, esto va más allá de nuestras perspectivas Iris, mis padres no pudieron ir a la universidad, no tuvieron la oportunidad, pero hicieron todo lo posible para que Henry fuera, y fue, y logró dar con el empleo que ellos nunca pudieron, pero para que mi hermano pudiera llegar ahí tuvo que claudicar mucho, dejar cosas de lado que no pudo hacer por la decisión que tomó, ahora él me ayuda, me da la libertad que mis padres no tuvieron y que él mismo tuvo dejar de lado, y lo hizo para qué, para que yo también claudique y me siente a su lado en un puesto que él me consiga; no mi corazón, por eso estoy aquí, no sólo porque gente que tú me vea como un tonto, estoy también por ellos… Te entiendo Juan, visto así tienes razón, pero es un poco patético, y no me tomes a mal, no pienso que seas un tonto, sino que tus acciones inmediatas distan de eso que acabas de decirme; la gente que los apoya por las noches, como me dijiste, desde los balcones, tardan horas en llegar a sus hogares porque ustedes cierran la calle, no sabes si tienen alguna urgencia, si están agotados, los héroes son ustedes porque representan al descontento del resto, eso hasta ahora, entonces te pregunto, en qué ha ayudado. Queremos llegar al punto en que los chivos se dobleguen: los escépticos lo ven lejos y los comprados se tapan los ojos, pero llega, llegará... Puede ser, pero y luego, luego hay que construir, y para construir necesitas a los que trabajan, que son los que ya tienen la experiencia, yo veo más bien que esto es un faceta confusa, y los bandos enfrentados creen tener la exclusiva de la claridad; de hecho creo que es así: dos terrenos, entre los que se trazó una línea imaginaria, una línea que todos vieron por mucho tiempo, y quienes tienen el poder en cada terreno nunca pensaron que, por encima de esa línea, podía pasar un río, y eso es este momento: el río, el río que ha borrado la línea, dejando a cada terreno con la duda de su límite, y los que nadan ya no saben de qué lado están… Yo sí sé de qué lado estoy belleza, lo sabes tú… No Juan, no lo sé, quizás por eso no me uno, pensé en unirme cuando te vi, justamente porque no te creo tonto, de hecho pienso que brillas más que César, y quizás por eso Amanda te hace un capítulo de su historia… No Iris, no soy un capítulo de su historia, toda mujer puede pasar de Iris a Amanda y detenerse en alguien como Gisela, para quedarse con Francisco, o con mi hermano, porque encontró en él lo que estaba buscando, de Amanda fui un momento, que pudo o no pudo haber pasado, fuimos oportunidad Iris. Sí, ahí está el punto, somos oportunidad: oportunidad de momentos, aunque redunde. No, no redunda, aquí estamos, entre la calle y mi casa Iris… seamos, seamos la oportunidad de este momento, sin preguntas. Sin preguntas Juan, ya nos responderemos…





Escribí unos cuantos pensares pensados a través de diez personajes, lo llamé Per se. Lo llamé así por su significado, o más bien por su uso (en sí) El texto completo está disponible en el siguiente enlace:
Si gustan, pueden acceder a él de forma gratuita aquí:  
Bienvenidos sus comentarios, desde ya es un honor…


jueves, 10 de julio de 2014

Del resentimiento al presentimiento…


Hay gente que no le ha tocado fácil, y ésta es quizá nuestra primera dificultad: suponemos de acuerdo a lo preconcebido;  vamos calificando a las cosas y a sus personeros: no hay nada más ofensivo que la intuición, pensé… 

Alguien habló para alguien que escuchó y el buen oyente se convierte en mal hablante para con quien previamente había escuchado; y es que mientras los argumentos se van esgrimiendo a través del habla, las palabras empiezan a viajar y desembarcan en los puertos del recuerdo, ahí donde alguna vez se sufrió, se condenó, o tal vez se celebró un momento agradable en nuestras vidas, es inevitable: las palabras son los mercenarios de las ideas, trafican, traen ilegalidades del olvido o nostalgias para esos recuerdos; traen rabia también y con ésta se dan los prejuicios y el resentimiento… hay muchos tipos de palabras, claro está: las hay de amor y de sabiduría, sin duda: pero en el ejercicio de la discusión o del diálogo, el oyente presiente, presiente que el hablante va a tocar sus fibras y entonces se resiente, replica, con la fuerza que ello implica: se da inicio a la batalla… 

Uno de los mecanismos para defender nuestro estimable Yo es la negación de una realidad. Si ese hecho llegara a nuestra conciencia tal y como ha sido presentido, probablemente nos llenaría de angustia o desasosiego. Y precisamente la justificación de la actuación de la negación es impedir que cualquier realidad sea mal vivida para el ser humano… La gran virtud de la intuición es justamente que surge previa al proceso de enmascaramiento de la realidad. No se saca ningún provecho con ella a pesar del gran beneficio que podría reportarte si te acostumbraras a percibir sus señales o indicaciones…”

Si tan solo pudiéramos quitarnos el presentimiento como cuando nos quitamos la ropa sabiendo que vamos a hacer el amor… el conceso sería el orgasmo del diálogo…

Se cree que la percepción sensible ofrece un conocimiento intuitivo de la realidad. De la misma forma, el entendimiento tenía una "intuición intelectual" capaz de conocer la esencia de las cosas y sus diversas formas mediante los conceptos…” 

Suponemos de acuerdo a lo preconcebido;  vamos calificando a las cosas y a sus personeros: no hay nada más ofensivo que la intuición, pensé…




Ah, se me olvidaba: la primera cita es de la gente de http://www.proyectopv.org/ y la segunda, de Wikipedia…

Saludos en letras